Noticias

03 Nov 2020

La queratitis y la conjuntivitis, entre las lesiones oculares más frecuentes en el trabajo

Publicado en Óptica y Optometría

Las lesiones oculares son comunes y frecuentes en los accidentes laborales. Tanto es así, que en los últimos años, diversos estudios científicos han analizado el riesgo de padecer este tipo de lesiones en función de la edad, el sexo o la ocupación de los trabajadores.

En esta línea, un grupo de investigadores de la Universidad Europea e Ibermutua, mutua colaboradora con la Seguridad Social, formado por Sergio Martín Prieto, Cristina Álvarez Peregrina, Israel Thuissard Vassallo, Carlos Catalina Romero, Eva Calvo Bonacho, César Villa Collar y Miguel Ángel Sánchez Tena, ha llevado a cabo un estudio donde han analizado los datos de cerca de 1,2 millones de accidentes laborales registrados entre la población trabajadora protegida por la Mutua en un periodo de diez años (entre 2008 y 2018) y la incidencia  de lesiones oculares relacionadas con accidentes de trabajo.

Una vez analizados todos los datos, los investigadores han llegado a la conclusión de que las dos lesiones más frecuentes son la queratitis y la conjuntivitis, independientemente de la edad, sexo u ocupación de los asegurados. Entre 2008 y 2018, más de la mitad de los trabajadores que habían sufrido lesiones oculares había padecido queratitis, en concreto un 53,1%. En el caso de la conjuntivitis, afectó a cerca de un tercio (31,6%) de los trabajadores con algún tipo de lesión ocular.

Otra de las conclusiones extraídas es la estrecha relación entre la edad, el sexo y la ocupación de los trabajadores a la hora de sufrir este tipo de lesiones. Los hombres tienen un 80,11% más de posibilidades de padecer lesiones oculares que las mujeres, más aún si se encuentran entre los 16 y 24 años ya que constituyen el grupo de edad más afectado y, por último, los trabajadores del sector industrial cuentan con más probabilidad de sufrir algún tipo de lesión ocular.

Estos resultados obtenidos se han plasmado en dos artículos publicados en el International Journal of Environmental Research and Public Health y en la revista British Medical Journal.